Día del Libro Infantil

2018-04-08 03.46.10 1.jpg

Elba Álvarez

Especialista en Literatura Latinoamericana. Investigadora en el área de Literatura Infantil y Juvenil

elbalvarezestrada@hotmail.com

 

2018-04-08 03.55.06 1.jpg

            El día 2 de abril se celebró el Día Internacional del Libro Infantil. Me pregunto, a propósito de este acontecimiento, ¿cuántos niños en nuestro planeta tienen la dicha, desde antes de nacer, de acariciar un cuento literario, un poema que los acerque con su verbo a la lluvia, a las estrellas, a los animales o a toda su cotidianidad futura?

            Seguramente, la respuesta a la interrogante antes planteada es, muy pocos niños. Sobre todo si consideramos que la explosión tecnológica, y que bienvenida sea, empuja al libro físico para que pase a formar parte de los recuerdos inútiles. ¿Para qué leer un texto literario infantil si la globalidad del conocimiento está en las redes? ¿Por qué no ser prácticos y olvidarse de una vez de toda esa fantasía de los cuentos literarios que confunde a los niños y a los jóvenes? Mejor es, la realidad real. Estoy segura de que eso opinarían los adultos que creen se las saben todas y que con sólo respirar y andar van comiéndose al mundo. Lo que no han internalizado esos pragmáticos sociales es que con dicha posición terminaremos o propiciaremos generaciones insensibles, irreflexivas máquinas hacedoras o urgidas de fortuna para detrimento del hombre mismo.

            Para los que así piensan, por supuesto que leer es un fastiiiidio. Es perder el tiempo. Ante esa actitud, adultos, respetados por demás, doy mi voz de alerta para que las sociedades a través de la educación formen docentes que promuevan con honestidad y preparación a niños lectores que comprehenderán  y comprenderán el mundo contemporáneo que exige a gritos agentes de cambio que humanicen el conocimiento y los valores ciudadanos. Lo demás viene como consecuencia.

            Mi sugerencia es, entonces, leer o proporcionar textos literarios infantiles a los niños y a los jóvenes que permitan, desde muy temprana edad, la construcción de sus propias estrategias que los ayudarán a enfrentar la vida con equidad, justicia y respeto. LEER, más que un placer es entrañarse en mundos no posibles, es caminar por historias creíbles o no que sensibilizan al niño en la construcción de su estructura de mundo para alcanzar finalmente, lo  que todos aspiramos: ¡¡¡la libertad!!!

            Las líneas anteriores son sólo una reflexión, hay mucha tela que cortar con esta temática. ¿Te gustaría que continuáramos con esta línea? Te ofrezco mi experiencia académica. Mientras tanto, te dejo varios puntos:

 

2018-04-08 04.01.03 1.jpg

1. ¿Cualquier texto infantil es literario?

2. Entonces, si los otros cuentos infantiles, o por lo menos, que los presentan como tales, no son literarios, ¿qué son?

3. ¿Quién decide si son literarios o no?

4. ¿Cómo se selecciona un buen texto literario infantil?

5. ¿Qué textos son recomendados para niños de preescolar?

 

Tú decides.

Joe Arria1 Comment