Cinco razones para estudiar inglés en el extranjero

este1.jpg

Eugenia Arria

eugenia@evospash.com

 

 

este5.jpg

            Claramente, estudiar inglés en la academia de tu ciudad no es lo mismo que estudiarlo en un país angloparlante. Esto por diversas razones que, muchas veces, tienen poco que ver con la academia en sí. En cualquier caso, es verdad que los sistemas de educación y aprendizaje varían de país a país y eso es algo de lo que se puede sacar inmenso provecho: por un lado, porque no estás acostumbrado a los métodos utilizados, por lo tanto debes usar otro tipo de razonamiento y de estudio, lo cual siempre le viene bien a nuestro ejercicio mental; y, por el otro, al requerir más de tu atención por ser diferente a lo usual, es probable que tu aprendizaje sea más eficiente. Pero más allá de esto, si has contemplado la idea de viajar y estudiar en el extranjero -específicamente el idioma inglés en un país nativo- queremos darte aquí cinco razones para incentivarte a hacerlo. Estés o no estés estudiando inglés en una academia, y tengas el nivel que tengas, una estancia fuera por un período específico de tiempo puede resultarte muy beneficiosa y hacerte avanzar mucho más rápido en tu dominio del idioma (¡además de hacerte viajar más!).  He aquí nuestras razones:

 

1.      El entorno. Tu aprendizaje no sólo se delimitará al tiempo invertido en las clases, en tus horas de estudio o de tareas, ya que estarás inmerso como tal en un país donde el idioma que se habla es ese que estás aprendiendo. Te verás forzado a hablar inglés todo el tiempo e, incluso, a pensar en inglés. Todos los anuncios del supermercado, de la calle, los museos, el cine, etcétera, están en ese idioma. Por tanto tendrás influencias del inglés por todas partes. Tu aprendizaje será tanto activo (y formal) como pasivo, hasta en cosas donde menos te lo imaginas. Así también, tu pronunciación será mejor, puesto que al oír a los nativos hablando y al mantener conversaciones con tus amigos de allí, atraparás las particularidades de la fonética. Tu vocabulario, al mismo tiempo, incrementará más fácilmente que si sólo lo estudiaras en un aula de clases. En fin, estarás siempre practicando el inglés: y ya sabes, en la práctica está el éxito.  

2.      Conoces personas de muchas partes del mundo. ¡Sí! Al irte a estudiar inglés en una academia en el extranjero, lo evidente es que haya otras personas como tú -que quieren aprender el idioma- provenientes de otros países. Conocerás amistades que te hablarán sobre sus visiones de mundo, sus creencias, sus tradiciones. En tu estadía aprenderás sobre múltiples culturas y tendrás la oportunidad de cultivar amigos para toda la vida a los que visitar o invitar a tu país de origen. Con ellos también deberás hablar en inglés para comunicarte, pues será el idioma en común entre ustedes. Es una ganancia doble: amistad y práctica/uso del inglés.

este7.jpg

3.      Te adentras en otra cultura. El aprendizaje del inglés se junta con el aprendizaje de la cultura de ese país angloparlante. Te sumerges en ella por completo y, mientras más aprendes el idioma, más descifras y descubres ese país en el que se circunscribe. ¡Y qué maravilla es poder conocer otra cultura y comprenderla! ¡Cómo nos hace abrirnos y entender, al mismo tiempo, más de la nuestra!

4.      Viajas. ¡Esta es una de las mejores razones: vas más allá de tus fronteras! Viajas a otro país, el cual puedes descubrir desde su pueblo más pequeño a su ciudad más grande. Puedes, también, aventurarte a conocer sus países vecinos: con el inglés, no tienes de qué preocuparte con la comunicación. En dos palabras, aprendes viajando.

este6.jpg

5.      Vives una experiencia internacional. Te permites experimentar en tu propio día a día lo que es vivir y estudiar en el extranjero, escenario que implica múltiples experiencias paralelas, como las mencionadas arriba. Es decir, aprendes un nuevo idioma y, con él, una nueva cultura; generas amistades con diversidad de visiones de mundo y locaciones; te aprovechas del crecimiento personal y enriquecimiento que trae el hecho de viajar y explorar el mundo, entre otras cosas. Asimismo, la experiencia internacional tiene beneficios reales que repercuten en el ámbito académico o profesional: tu currículum mejora considerablemente y se abren puertas tanto en universidades como en empresas de todo el mundo.

 

            Estas son las razones que hemos querido resaltar hoy, pero tú también puedes añadir o pensar las tuyas si así lo quieres. Sean cuales sean esas razones, definitivamente estudiar inglés fuera es algo que vale mucho la pena y, por eso, lo recomendamos a cualquiera. ¿Ya lo habías pensado?

 

este8.jpg
Eugenia ArriaComment